APUNTES SOBRE EL TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO (TOC)

Uno de los sentimientos más comunes asociados al trastorno obsesivo compulsivo (toc) es el estado de angustia. La angustia es la expectación ante algo malo que va a pasar. Este estado de espera, genera ansiedad, malestar general y una actitud propia del trastorno obsesivo que es el desencadenamiento del ritual obsesivo o bien la idea obsesiva. Frente a la angustia,  la persona obsesiva de manera inconsciente desarrolla un ritual que le mantiene ocupado, bien físicamente o mentalmente, siendo así una manera de ritualizar e ir canalizando dicha angustia. Otras personas refieren que llevar a cabo el ritual les angustia, sobre todo ante la posibilidad de no finalizarlo o llevarlo a cabo. Es esta otra variante de la respuesta del obsesivo frente al incumplimiento del ritual, lo veremos en próximos escritos.

En el Toc es conocida la aparición de la angustia  frente al pensamiento obsesivo de homicidio. La persona piensa que va a llevar a cabo un homicidio y siente angustia. Normalmente, este tipo de pensamientos van dirigidos a las figuras parentales, hermanos y cadenas familiares que están muy ligado emocionalmente al toquiano.

La idea de ver cuchillos, tijeras, objetos punzantes cercanos  le hace entrar en angustia frente a la idea de cometer un asesinato. Para calma de nuestros lectores diremos que si frente algo a lo que el obsesivo se halla protegido es frente al suicidio y frente al homicidio. Son dos hechos imposibles de llevar a cabo en la vida real, pero sí imaginariamente, de ahí que se diga que el toc es un trastorno mas imaginario que real, pues la persona vive en su mundo psíquico donde mata, asesina, viola, llevando a cabo todo tipo de actos ilícitos para luego experimentar una enorme culpa y sentir que deben ser castigados.

laberinto emocional

Las representaciones obsesivas son disfraces que enmascaran aspectos de la sexualidad infantil reprimida del sujeto. La normal fijación amorosa, afectiva y sexual que todo niño tiene por sus padres debe ser reprimida pero en el paciente con trastorno obsesivo compulsivo, dicha fijación duro mas de lo normal y no pudo hacer avance para fijar sus intereses amorosos y sexuales mas allá de los parientes o familiares cercanos. Podemos certificar que el ritual obsesivo guarda relación con este tipo de fijaciones y analizándolo con detenimiento podríamos encontrar la relación entre el síntoma obsesivo y el deseo inconsciente reprimido, en el sentido que el síntoma no deja de ser una máscara de la ambivalencia afectiva y de las fijaciones amorosas y sexuales hacia las figuras familiares de la infancia .

Compártelo para ayudar a otras personas
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *