Suicidio masculino. ¿ Por qué está aumentando?

ANOTACIONES PARA ENTENDER EL AUMENTO DE LA TASA DE SUICIDIOS MASCULINOS

 

Las dificultades de los varones pueden ser atribuidas a la falta de “equipamiento” psíquico necesario para manejar su madurez física que no madurez sexual (definiendo como madurez sexual su madurez personal, donde lo sexual implica la forma de construir y manejar sus relaciones sociales, personales y laborales )

 

Cuando el hombre se siente abrumado e incluso desbordado por su sexualidad es porque se siente a merced de sus deseos y de impulsos infantiles que no puede satisfacer. De ahí que la falta de maduración en el hombre le lleva a soportar una pesada carga psicológica que no sabe como afrontar.

 

Las demandas sociales para el hombre le exigen una posición que abarca lo económico, la pareja y la familia. Digamos que existe una presión antes las exigencias sociales que la mayoría de las veces no puede abarcar, lo que le supone una enorme frustración que le puede provocar desde inhibiciones hasta una impotencia de verse incapaz de poder llevar a cabo lo que siente que tanto lo social como él mismo se exige. Mejor posición social, capacidad resolutiva para el amor, manejo de su función paterna si es que tiene hijos y conseguir una estabilidad en las relaciones de pareja que lejos de desequilibrarle, le de un equilibrio interno personal.

 

Sin embargo, desde hace casi dos década observo que el hombre actual no termina de madurar su sexualidad infantil, es decir, que carece de un conocimiento en profundidad de sus procesos mentales inconscientes que le hacen ser víctima de sus propios deseos e impulsos pero infantiles. Digamos que quiere poder abarcar mucho para lograr una felicidad en el trabajo y en sus relaciones personales pero con escasas herramientas psicológicas, ya que se ve incapaz de manejar sus emociones básicas infantiles, como son el miedo, la inseguridad, el narcisismo, su sadismo y su masoquismo.

Desbordado por su propias emociones y sentimientos, el nivel de frustración es grande que le lleva a sentir una impotencia frente a una realidad que no puede manejar. Esto conlleva una ansiedad ante el futuro, que el paso del tiempo acentúa generando en su personalidad cambios de carácter que le llevan desde padecer una neurosis hasta desarrollar una enfermedad mental como es una depresión, que le puede llevar a la una melancolía e inducirle al suicidio.

 

Esta incapacidad de abordar las exigencias de la realidad, reside en una educación deficiente de recursos psicológicos. Con esto quiero decir que al hombre no se le enseña ni se le dota de herramientas psicológicas necesarias para que cuando crezca aborde la realidad con fuerza y seguridad.

 

No se trata de buscar culpables porque eso no va a modificar la situación que estamos viviendo actualmente. Se trata de comenzar a pensar un sistema educativo sano para que las personas maduren su sexualidad desde las etapas iniciales de su vida y aborden la vida sin temor y sin creer que el mundo es inaccesible. Haciéndoles comprender sus procesos mentales la posibilidad de enfermarse disminuye y la vida se puede abordar a pesar de las dificultades que cualquier vida puede tener.

Una educación defectuosa produce defectos en la personalidad

A través de la práctica clínica, sobre los análisis efectuados en una variada y grande muestra de personas que acuden por problemas y/o trastornos psicológicos, puede convencerse a cualquiera que una EDUCACIÓN DEFECTUOSA, produce no solo defectos en el carácter de la personalidad, sino también enfermedades mentales y que la pedagogía actual tanto familiar como social es un auténtico caldo de cultivo de neurosis con potencial a desarrollar importantes desequilibrios en la personalidad. Leer más

Pareja inmaduras que siempre se están peleando ¿ por qué ?

Cuando estudiamos las relación que tanto el niño con la niña tienen con sus padres, observamos que la relación emocional que se establece con ellos, tiene un fuerte componente sexual que hace que la fijación emocional sea mas intensa. Podemos verlo en el caso de los celos. Cuanto más ligada esté la niña sexualmente al padre asi como el niño a la madre, los celos de la niña a la madre y del niño al padre serán más intensos. Cuando la unión sexual a los padres no es tan fuerte, los celos del niño son sentidos con menos intensidad. Se observa por lo tanto en mujeres y hombres muy celosos que tuvieron un fuerte lazo sexual con algunos o ambos progenitores. Leer más

Peleas entre hermanos. Análisis Psicoanalítico.

Las peleas entre hermanos es un hecho que sucede en la infancia y con normalidad perdura durante la adolescencia, la edad adulta y incluso la madurez. No son muchos los componentes que influyen en una mala relación entre hermanos. Los primeros sentimientos básicos que parecen suelen ser los celos y la envidia. El nacimiento de un nuevo hermano, un destronamiento, una actitud rivalizadora que aparece de los hermanos Leer más

El trastorno obsesivo y las prácticas religiosas (Toc religioso ) 3ª parte

Pero llega un momento en que los actos protectores y los ceremoniales no son suficientes contra la tentación y entonces surgen las prohibiciones, para alejar la situación en que la tentación se produce. Por lo tanto, las prohibiciones, constituyen a los actos obsesivos.

 

El origen de la religión está basada igualmente en la renuncia a determinados impulsos instintivos: instintos egoísta, antisociales y sexuales. Frente a la tentación, el creyente siente culpa y a la vez angustia bajo la forma del temor a un castigo divino.

La recaídas en el pecado son parecidas tanto en el religioso como en el toquiano y sirven de nuevo para comenzar sus actos rituales así como su penitencia. Leer más

El trastorno obsesivo compulsivo y las prácticas religiosas (2ª parte )

Los actos obsesivos se hallan al servicio de intereses de la personas y se expresan cargados de afectos y pensamientos que se encuentran reprimidos en lo inconsciente.

Una mujer había desarrollado un toc tras separarse de su marido y había cogido la costumbre obsesiva de sentarse en un sillón determinado pudiendo pasar horas sentada en él. El sillón era para ella un símbolo del marido, al cual tres años después se seguía manteniendo fiel. La explicación a su obsesión fue: “Es tan difícil separarse de algo (hombre-sillón) en el que ha estado una sentada.”

Todos los actos obsesivos guardan un sentido y pueden ser interpretados. Al igual que los ceremoniales pero la persona los hace sin saber cual es la significación de los mismos. Solo con el tratamiento psicoanalítico podemos encontrar su sentido. Leer más

El trastorno obsesivo y las prácticas religiosas ( toc religioso )

Existe un parecido entre los llamados actos obsesivos y las prácticas religiosas. Las personas que desarrollan actos obsesivos, ceremoniales y que sufren de representaciones o impulsos obsesivos pertenecen a una unidad clínica, llamada neurosis obsesiva.

Un ceremonial obsesivo consiste en pequeños manejos, restricciones, arreglos que se ponen en práctica, siempre de la misma forma o  con pequeñas modificaciones en determinados actos de la vida cotidiana. La persona se muestra incapaz de suspender dicha ejecución y toda infracción del ceremonial, le hace desarrollar una angustia intolerable que le obliga a rectificar y a desarrollar de nuevo al pie de la letra el ceremonial. El ceremonial puede complicar, dificultar y retrasar por ejemplo, el vestirse, el desnudarse, el acostarse o la satisfacción de necesidades básicas. Una persona antes de acostarse, tenía que colocar la silla en una posición determinada, poner encima de ella sus vestidos, doblados de determinada forma y según un cierto orden remeter la colcha por la parte de los pies, estirar perfectamente las sabanas, luego colocar las almohadas de determinada posición y adoptar al echarse una cierta postura, solo así podía conciliar el sueño. Leer más

¿Nos puede enfermar vivir frustrados?

Para que aparezcan una enfermedad neurótica (histeria, obsesiones, pensamientos paranoicos, fobia, crisis de ansiedad, ataques de angustia, etc…) en una persona, debe existir una predisposición a la misma, es decir, en su desarrollo personal hubo circunstancias familiares, sociales y personales que alteraron el curso de su desarrollo. El psicoanálisis estudia la sexualidad como un factor decisivo entre la salud y la enfermedad nerviosa, de manera que ciertas circunstancias familiares y del mundo exterior vividas durante la infancia y primera edad adulta, han podido alterar el desarrollo sexual de la persona y predisponerla a una enfermedad mental donde la causa es un conflicto con su sexualidad entre la parte consciente y la parte inconsciente.

La sexualidad en psicoanálisis está definida como el modo que la persona tiene de relacionarse con sus familiares y con el resto del mundo. El amor, el odio, los celos, la envidia, el deseo, etc, dan forma al carácter de la sexualidad de la persona, por lo tanto, según el modo de aceptación o conflicto con su sexualidad podrá ser el factor que predisponga a la persona a la aparición de ciertas enfermedades mentales.

El primer factor exterior que puede dar ocasión a la aparición de una enfermedad neurótica, se debe a la aparición de una frustración. La persona tenía salud mientras sus necesidades amorosas y sexuales estaban satisfechas y contrae una neurosis cuando pierde a una persona y no encuentra una sustitución de la misma. También puede ocurrir que personas que no encuentran una persona a “su gusto” pueden vivir bajo el sentimiento de frustración.

La frustración ocasiona abstinencia, es decir, se estanca la energía sexual y amorosa en la persona porque no tiene con quien satisfacerla, produciéndose un incremento de la tensión sexual y si no logra encontrar un camino adecuado para descargarse de ella, podrá enfermar.

Cuando hay frustración de lo que antes era una satisfacción, los caminos saludables para resolverla por un lado es orientar la energía hacia el exterior, tratando de encontrar otra persona con quien satisfacer el amor y la energía sexual o por otro lado, renunciar a la satisfacción sexual y amorosa y sublimar dicha energía hacia otro fines o acciones: trabajo, proyectos, acciones humanitarias, sociales, etc…

Sin embargo, no todas las personas que viven frustradas, logran resolver su frustración, la cual se acentúa cada vez mas, hasta producir cambios en el carácter y desarrollar un trastorno neurótico en la personalidad.
El efecto negativo de una frustración no resuelta, es debido a que despierta factores inconscientes infantiles que existían hace tiempo y que hasta el momento no había sido causa de perturbación.

Cuando estos factores inconscientes se reactivan porque la energía de la persona ha quedado dentro de ella, se activa la fantasía, la persona crea nuevos deseos de forma fantasiosa e incluso regresa a etapas de su infancia donde encuentra recuerdos bonitos donde todo era satisfacción y felicidad, quedándose estancada o atrapada su energía en recuerdos infantiles satisfactorios. Al reactivarse dichos recuerdos, la persona añora los mismos y siente malestar y frustración de que su vida ahora no sea tan bonita como lo era en su etapa infantil. Al quedar reforzado los recuerdos infantiles, la energía queda estancada en los mismos, de manera que no tiene capacidad sana de afrontar la realidad y se refugia en los recuerdos de felicidad de la infancia o en fantasías de amores imposibles porque busca en la realidad lo que perdió en la infancia. Cuando esto ocurre, la persona ha empezado a desarrollar un trastorno neurótico o ha empezado a enfermar. (continuará)

 

¿POR QUÉ NOS REFUGIAMOS EN LAS ENFERMEDADES? ( Estoy mal pero no quiero ir a ningún especialista )

Es frecuente encontrarnos con personas que se hayan bajo un esto de depresión, ansiedad, angustia, manías obsesivas, inseguridad o incapacitadas para afrontar circunstancias de la vida y a pesar de encontrarse mal no quieren ir a tratarse con un especialista de la salud mental.

Los problemas mentales, comienzan poco a poco y gradualmente van acaparando mas espacio mental hasta convertirse en un trastorno psicológico que termina afectando a varias áreas de la vida de la persona. Comprobamos que en los estadios iniciales, la persona siente que le ocurre algo fuera de lo habitual pero confía en que se le pasará o que puede valerse por sí misma para no tener que recurrir a ayuda externa. En una segunda fase, se hace mas notables los síntomas y la persona se da cuenta que le ocurre algo que se le empieza a escapar al control consciente y por mas intentos que hace, los síntomas comienza a durar mas tiempo y la personalidad ya sufre algunas de las consecuencias de su trastorno mental. Por último el trastorno se ha apoderado de la conciencia y la persona resulta incapacitada para llevar a caso sus tareas habituales, produciendo un deterioro laboral, personal y familiar. Leer más

El Trastorno obsesivo compulsivo es una neurosis de defensa

El trastorno obsesivo compulsivo es una neurosis de defensa.

  1. Las experiencias sexuales en la infancia temprana son determinantes en la aparición del trastorno obsesivo. Suelen ser experiencias donde el niño llevó a cabo actividades sexuales placenteras e incluso participó en actos sexuales.
  2. Habitualmente el niño tiene una experiencia sexual de carácter pasivo. Alguien le seduce y posteriormente de manera activa tiende a repetir con otros niños lo aprendido o se inicia precozmente en actividades masturbatorias.
  3. La esencia de la neurosis obsesiva puede resumirse en una breve fórmula: las representaciones obsesivas son reproches transformados, que retornan de la represión y siempre se refieren a un acto sexual de la niñez ejecutado con placer.

 

Leer más