El Trastorno obsesivo compulsivo es una neurosis de defensa

El trastorno obsesivo compulsivo es una neurosis de defensa.

  1. Las experiencias sexuales en la infancia temprana son determinantes en la aparición del trastorno obsesivo. Suelen ser experiencias donde el niño llevó a cabo actividades sexuales placenteras e incluso participó en actos sexuales.
  2. Habitualmente el niño tiene una experiencia sexual de carácter pasivo. Alguien le seduce y posteriormente de manera activa tiende a repetir con otros niños lo aprendido o se inicia precozmente en actividades masturbatorias.
  3. La esencia de la neurosis obsesiva puede resumirse en una breve fórmula: las representaciones obsesivas son reproches transformados, que retornan de la represión y siempre se refieren a un acto sexual de la niñez ejecutado con placer.

 

Leer más

¿Por qué sentimos angustia frente a la realidad actual?

Uno de los estado anímicos más complejos por su estructura pero a la vez conocidos por todos, es el estado anímico o sentimiento de angustia. Tendríamos que diferenciar el ataque de angustia puntual del estado de ánimo de angustia generalizada. El primero guarda relación con deseos inconscientes reprimidos que pulsan por manifestarse en la conciencia y que nuestro Yo nos defiende de los mismos con un ataque de angustia. Sería como decir que antes de que nos demos cuenta de lo que deseamos o frente a la posibilidad de que nuestros deseos inconscientes afloren a la conciencia, aparece una señal de alarma y nuestro yo provoca un estado de angustia que hace concentrar toda la atención en los síntomas de dicho ataque, desviando la atención de dichos deseos reprimidos inconscientes.

Leer más

CONFERENCIA DE INTRODUCCION AL PSICOANALISIS (3)

Analizado así, las posibilidades  de ser uno con nuevas combinaciones se complica porque el ser humano vive en la ideología, de ahí que le sea tan complejo a veces hacer algo diferente a lo que ha recibido de la familia y de lo social porque de un modo otro, todo está establecido ideológicamente. Si le sumamos el desconocimiento que la persona tiene de sí mismo, las posibilidades disminuyen cuando no sabemos manejar el deseo inconsciente, que si bien es nuestra fuerza motora, debemos saber que todo deseo de adulto tiene una raíz en un deseo infantil reprimido.

Con la falta de conocimiento sobre uno mismo, el sujeto siente que algo no termina de madurar en él hasta el punto que decimos que de madurar madura el yo pero el inconsciente permanece inalterable al tiempo porque veremos que el inconsciente es atemporal, de ahí que los recuerdos, los deseos permanezca inalterable a pesar del paso del tiempo.

Leer más

CONFERENCIA DE INTRODUCCION AL PSICOANALISIS (2)

El psicoanálisis nos dice que nuestro pensamiento consciente pasa a formar parte de nuestro aparato perceptual, por lo tanto pasa a ser ilusorio aquello que pienso conscientemente de mi vida, tan ilusorio como cuando veo girar el sol alrededor de la tierra. Miramos el sol,  nos damos cuenta que es un astro, desconozco su movimiento real y confundo por real, que el sol gira alrededor de la tierra, cuando ese es su movimiento aparente.

Estoy en la tierra y la tierra tiene varios movimientos, entre ellos el de rotación y traslación. Esto hace que percibamos el sol dando vueltas alrededor de la tierra.

Leer más

CONFERENCIA DE INTRODUCCIÓN AL PSICOANALISIS (1)

INTRODUCCIÓN AL PSICOANÁLISIS (1).

Bienvenidos al Semanario Sigmund Freud. Mi nombre es Miguel Martínez y son Médico Psicoanalista de la Escuela de Psicoanálisis Grupo Cero. Nos introducimos hoy en el estudio del campo psicoanalítico, campo del deseo, del trabajo y del amor, donde se pone en juego la forma de vivir y de morir del sujeto.

Nos dice Freud que existen tres tipo de sueños. Un primer tipo, que tenía sentido y comprensibilidad, un segundo tipo de sueño, que si bien tenía sentido, no tenía comprensibilidad, y por último, un tercer tipo de sueño, que ni tenía sentido ni comprensibilidad. El después de todo un trabajo de investigación, concluyó que los tres tipo de sueños eran formas diversas de lo mismo: la realización disfrazada de un deseo sexual infantil reprimido, entendiendo el deseo sexual como el motor que mueve la vida del sujeto.

En psicoanálisis entendemos por sexualidad, las relaciones del sujeto con lo otros. El modo de amar, desear, pactar, odiar, trabajar, destruir y autodestruirnos en cada uno de nosotros, está determinado por nuestros deseos y cómo dichos deseos hacen que nos relacionemos con los otros.

Leer más

¿Qué es una personalidad demandante?

La definimos como una persona que continuamente está pidiendo atención, amor, cariño, afecto y exclusividad. El perfil de estas personas es que por mucho que se les da, parece que nada las satisface o la satisfacción es momentánea y temporal.

Suelen ser personas con un nivel de frustración alto, es decir, cualquier demora en recibir lo que demandan ya sienten frustración tanto con la pareja, los amigos y la familia.

Es un perfil muy inestable de personalidad pues por mas que le dan, nunca siente recibir todo lo que demanda y cuanto mas piden, mas demanda. Muestran mucha inseguridad en las relaciones interpersonales y tienen tendencia a someterse a las relaciones en cuanto sienten que son queridas o son el foco de atención de los otros. Leer más

¿Cuales son las fases del desarrollo del trastorno obsesivo compulsivo? (toc)

Cómo entender la neurosis obsesiva.

1. Las experiencias sexuales en la infancia son determinantes.

    1. Primero suelen ser de carácter pasivo y luego de carácter activo pero llevadas a cabo con placer y o con gozosa participación en actos sexuales. La participación activa es mas propia de varones y la participación pasiva es mas en las chicas, aunque nos encontramos que durante la fase masculina del desarrollo femenino las niñas tiene una marcada actividad sexual infantil.

    2. La esencia u origen de la neurosis obsesiva puede encerrarse en una fórmula: las representaciones obsesivas son reproches transformados que retornan de la represión y se refieren siempre a un acto sexual de la niñez llevado a cabo con placer.

  1. La neurosis obsesiva se desarrolla:

    1. en un primer periodo al que llamamos el periodo de la inmoralidad infantil. El niño aquí no tiene ni noción de maldad, solo sabe que lo que hace le da placer. Una vez que pasa a la actividad y lleva a cabo lo aprendido sexualmente con otros niños o adultos, será este el motivo de los futuros reproches del obsesivo. Este periodo puede duran los primeros años hasta que aparece la maduración sexual.

    2. En este segundo periodo, ahora los recuerdos placenteros van asociados a un reproche y se trata de reprimir las primeras experiencias a través de la vergüenza, los escrúpulos, la desconfianza en sí mismo. Son síntomas con los cuales comenzará

    3. El tercer periodo: el de la salud aparente y en realidad de haber logrado reprimir las experiencias sexuales precoces placenteras.

    4. El cuarto perido es el de la enfermedad y se caracteriza por el retorno de los recuerdos primitivos, es decir, ha fracasado la defensa y vuelven los recuerdos sexuales precoces pero esta vez vienen asociado a reproches. A veces los recuerdos pasan a la conciencia pero otras veces sufren alteraciones, se modifican y se convierten en pensamientos y actos obsesivos. Que no dejan de ser los recuerdos, actos sexuales vividos pero deformados. Por ejemplo, una chica que se lavaba mucho las manos era por el placer sexual que sentían tocando el pene a otros niños. Lavarse las manos equivalía para ella el acto satisfactorio de tocar los penes y a la vez, lavarse las manos como reproche, vergüenza y escrupulosidad por haber tocado penes con placer. Otra chico que había sido abusado por la hermana en su cama y con la cual mantuvo un tiempo relaciones sexuales, hacía rituales de poner objetos alrededor de la cama en un orden casi perfecto. De esta manera el ritual equivalía a haber hecho el acto sexual con la hermana y a la vez defenderse por vergüenza y culpa contra ello, poniendo objetos alrededor de la cama como si quisiera impedir así que el acto sexual con la hermana no pasara.

 

 

 

 

 

 

 

La Ciencia de la Sexualidad. El nacimiento del amor y el odio

Los celos, inauguran en el niño el nacimiento de un sentimiento determinante, el odio, el desprecio y el resentimiento. Hemos dicho que para todo niño, la situación inicial de ser atendido en exclusividad por la madre supone para el mismo un placer que viene a interrumpirse por la presencia del tercero, es decir, cuando el niño descubre que la causa por la cual ha perdido la exclusividad de la atención materna son los otros, donde incluimos al padre, a los hermanos, a las tareas de la madre, se genera un rechazo hacia todo aquello externo porque son la fuente de su displacer. La exclusividad que tenía ahora es compartida, de manera que todo aquello que el niño relaciona como fuente de su malestar lo va a odiar y rechazar.

Leer más

La Ciencia de la Sexualidad. El nacimiento de los celos

En la clase anterior hablábamos que la primera experiencia de placer tenía que ver con la ingesta del alimento a través del pecho materno o en su caso, la acción de comer llevada a cabo por la figura materna. Dijimos que la boca, quedaba erotizada pues el niño asocia comer con placer, bienestar y así mismo, los labios, el acto de chupetear se convierte una fuente de satisfacción.

Decimos que el niño ve a la madre como un todo completo, lo que quiere decir que ella es en sí misma la fuente completa de su bienestar y placer.

De aquí observamos que todo aquello externo a la madre que tiende a interrumpir la unión con ella, para el niño será fuente de displacer y malestar. Leer más

¿QUÉ ES EL SOMETIMIENTO O LA SERVIDUMBRE SEXUAL?

Con esta expresión, designamos la conducta de una persona que llega a depender extraordinariamente y de manera patológica de otra con la que mantiene relaciones sexuales.

Este tipo de servidumbre, se da tanto en hombres como mujeres y pueden alcanzar grados extremos de pérdida de toda voluntad propia así como sacrificar numerosos intereses personales.

Leer más