CONFERENCIA DE INTRODUCCIÓN AL PSICOANALISIS (1)

INTRODUCCIÓN AL PSICOANÁLISIS (1).

Bienvenidos al Semanario Sigmund Freud. Mi nombre es Miguel Martínez y son Médico Psicoanalista de la Escuela de Psicoanálisis Grupo Cero. Nos introducimos hoy en el estudio del campo psicoanalítico, campo del deseo, del trabajo y del amor, donde se pone en juego la forma de vivir y de morir del sujeto.

Nos dice Freud que existen tres tipo de sueños. Un primer tipo, que tenía sentido y comprensibilidad, un segundo tipo de sueño, que si bien tenía sentido, no tenía comprensibilidad, y por último, un tercer tipo de sueño, que ni tenía sentido ni comprensibilidad. El después de todo un trabajo de investigación, concluyó que los tres tipo de sueños eran formas diversas de lo mismo: la realización disfrazada de un deseo sexual infantil reprimido, entendiendo el deseo sexual como el motor que mueve la vida del sujeto.

En psicoanálisis entendemos por sexualidad, las relaciones del sujeto con lo otros. El modo de amar, desear, pactar, odiar, trabajar, destruir y autodestruirnos en cada uno de nosotros, está determinado por nuestros deseos y cómo dichos deseos hacen que nos relacionemos con los otros.

Si se trata de introducirnos al psicoanálisis, tendríamos que comenzar diciendo que hasta que no se demuestre lo contrario ( en 120 años no ha podido demostrarse lo contrario)  el psicoanálisis es una ciencia que posee un objeto de conocimiento- el inconsciente-  junto a un sistema teórico que regula los modos de apropiación del sujeto de su realidad interna y de su realidad externa determinada por su realidad psíquica interna. Quiero decir que tu realidad está condicionada por el modo en que  Yo (segunda tópica ) se relaciona con tu parte inconsciente como iremos viendo a lo largo de este seminario.

A lo largo de los 120 años que tiene el psicoanálisis como ciencia su estudio siempre ha generado prejuicios ideológicos, filosóficos e incluso teóricos frente a aceptar la existencia de una parte inconsciente dentro de la persona que regula absolutamente todas sus relaciones con los otros y con la realidad.

De ahí que introducirnos en el psicoanálisis será, sin más, transformar nuestra vida, motivos por los cuales surgen lo que llamaremos el concepto de resistencias, que son oposiciones, frenos al cambio aunque sea para bien, concepto ambiguo para el psicoanálisis porque en psicoanálisis bueno/malo, bien/mal son concepto morales ideológicos  para cada persona y nuestro inconsciente, como veremos no distingue pero si la conciencia. De ahí que uno sabe que eso no le hace bien y sigue haciéndolo.

El señor quiere triunfar en los negocios y no puedo, la señorita quiere ser amada y siempre encuentra lo contrario a lo que quiere. La respuesta está en que para cambiar lo que deseamos cambiar tenemos que enfrentarnos a cinco resistencias: tres del Yo, una de Superyó y otra del Ello, por lo tanto cambiar y conseguir lo que deseamos pasa por superar estas cinco resistencias del aparato psíquico que todo el mundo tiene.

Cuando hace 40 años la Escuela de Psicoanálisis, primera en España, abrió su sede en Madrid, supuso una irrupción social donde puso en cuestión las prácticas y técnicas socio-psicológicas-operacionales que se ocupaban mas o menos de cuidar por entonces la salud mental. Por que hasta entonces, era difícil pensar que había una parte en la mente desconocida porque no había un estudio que diera cuenta de ella. Solo se percibía que la persona enfermaba su trabajo, sus relaciones familiares, personales, su economía, su cuerpo sin poder explicarlo. Aún suponiendo que había una causa externa que lo había enfermado, se veía la mayoría de las veces que no había causa externa, sino interna pero no había una teoría que pudiera dar cuenta de ello.

Y con sorpresa se observaba que ante un mismo hecho externo, algunas personas enfermaban y otras no, por lo tanto, se pensó que hay algo dentro de todo sujeto que lo lleva a una vivencia exitosa o fracasada en  relación con todos los aspectos de su vida.

Éxitos/fracasos regulados por la culpa y por el manejo de la instancia casi omnipotente que es el Superyó o conciencia moral del sujeto.

No solo fracasa quien quiere sino el que puede. Enfermar la vida (amores, trabajo, familia, dinero ) es más una decisión de nuestro deseos inconscientes que de la propia realidad. Y para los conciencialistas/racionalistas, diremos que la persona bajo sus deseos inconscientes, puede utilizar cualquier circunstancia de su vida real tanto para triunfar como para fracasar.

Por lo tanto, si el psicoanálisis es una ciencia nueva, tiene que tener un objeto de conocimiento que le pertenezca y ese objeto que le pertenezca como conocimiento, ha de tener las características de transformación si le aplicamos un trabajo con un instrumento teórico.

Decimos que para el psicoanálisis ese objeto es el inconsciente y decir esto es decir que la vida psíquica (mental) ha cambiado su mirada. Ya no mira desde donde comprende o ama, sino que mira desde no sabe. Ciencia, entonces, que abre un nuevo campo ideológico, de un saber, no sabido por el sujeto.

La palabra sujeto es una palabra que se genera como oposición filosófica a la palabra hombre. Entonces  como ciencia, habremos de preguntarnos cada vez que hablamos del hombre, de qué hombre hablamos? Hablaremos de un hombre que está determinado tanto él como su vida por su sujeto psíquico.

Nuestro sujeto, el sujeto psíquico, será el sujeto de las emociones y de las conductas, el sujeto de la vida cotidiana, el sujeto que ama, que sufre, que odia, que tiene ideales, que tiene ilusiones, ése es nuestro sujeto. Sujeto que a partir de Freud – el descubridor del psicoanálisis- transcurre sujeto a su pensamiento inconsciente. Por lo tanto no hay ya sujeto de la conciencia, ni de las percepciones, ni de las argucias de su propia razón. Sino que desde el psicoanálisis hay un sujeto que habla, siente en mi sin yo saberlo. Y de no ser así ¿por qué sufrimos sin saber ni entender las causas de nuestro padecimento?.

Compártelo para ayudar a otras personas
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *