CONFERENCIA DE INTRODUCCION AL PSICOANALISIS (2)

El psicoanálisis nos dice que nuestro pensamiento consciente pasa a formar parte de nuestro aparato perceptual, por lo tanto pasa a ser ilusorio aquello que pienso conscientemente de mi vida, tan ilusorio como cuando veo girar el sol alrededor de la tierra. Miramos el sol,  nos damos cuenta que es un astro, desconozco su movimiento real y confundo por real, que el sol gira alrededor de la tierra, cuando ese es su movimiento aparente.

Estoy en la tierra y la tierra tiene varios movimientos, entre ellos el de rotación y traslación. Esto hace que percibamos el sol dando vueltas alrededor de la tierra.

La teoría copernican (contraria a la ptolomeica)  nos dice que esto es una ilusión de nuestros sentido, que aquello que creo cierto, simplemente es ilusorio, que eso que veo, es ilusorio porque el movimiento real es diferente a lo que estoy viendo.

En el campo de los fenómenos psíquicos es el campo de la vida cotidiana del sujeto del inconsciente y decimos que todo aquello que puede ser percibido, sentido o pensado por el sujeto en su aparato perceptivo consciente es ilusorio. El no ama a quien dice amar, él no odia a quien dice odiar, él no se inhibe frente a lo que cree que se inhibe, ni él fracasa por lo que cree fracasar. Ilusorio. Es por otra causa.

A partir de la teoría del Inconsciente las cosas van a ser otras cosas de lo que son y esto nos resulta difícil comprenderlo cuando se trata de nuestra vida, porque creemos en lo que sentimos y sentimos mas de lo que pensamos.

El niño, nace precoz para vivir, el niño nace prematuro, insuficiente, sin coordinación de su sistema nervioso, sin visión, sin regulación de su aparato circulatorio, ni de la temperatura. El niño nace al borde de la muerte. Tan al borde la muerte nace que la persona, máquina que pueda hacer los movimientos que le permitan vivir, ya que él no los puede realizar, será la función madre ( Célula narcisista que hablará de una dependencia tal que tendrá como recompensa para el niño, no morir )

La dependencia del niño con esta función no está en la función, está en la prematuración, en la precocidad del nacimiento del cachorro humano. La función madre tendrá la característica de la totalidad, por ser realmente como función la de ser capaz de dar al niño todo lo que necesita para no morir. Ya que el niño no puede lo que pueden otros animales nada mas nacer, por ejemplo el chimpancé.

No solo somos animalitos cuando nacemos, no somos ni humanos porque no podemos hablar, ni caminar ni ir hacia los objetos que nos estimulan. Ve a su alrededor pero no puede alcanzarlo. Ve su imagen en el espejo y no puede ni reconocerla, algo que los monos recién nacidos si pueden hacen.

El psicoanálisis se ocupa de ese momento fundante para el hombre que es el pasaje que todo humano tiene que atravesar y es desde la animalidad a la humanidad. El inconsciente justo se funda en ese pasaje de lo animal a lo humano, de ahí que lo animal subyace en nosotros.

La relación tan íntima con la madre que le permite no morir en ese recorrido, dejará en nosotros rastros inolvidables ya que cualquier angustia, ansiedad, miedo, quedaba calmado con aquel abrazo. Esta relación con la madre deja huellas tan imborrables, tan inmortales para el sujeto que las padece que le acompañará hasta su muerte con el nombre de deseo inconsciente. El deseo de retorno, de volver a la célula narcisista, a la quietud, preferir no hacer y que nos lo den todo hecho, perseguirá al ser humano de por vida. NO solo todo reclamo, no solo toda demanda y necesidad era satisfecha, sino que no había en el mundo ningún otro que la necesitara mas que yo, solamente yo y que ella la función, no dejaba que yo muriera. No tenía en el mundo a nadie que necesitara y ella la única que podía dar al único que necesitaba. No éramos dos, éramos uno.

Solamente la presencia de un otro en ella, hará que el niño llegue a darse cuenta de ella a parte de mi, también necesita de otro para ser.

Hay un momento donde el niño, su cuerpo y el cuerpo de la madre, son el mismo cuerpo, donde él y el otro no son mas que él y su propia imagen.

Con la aparición del padre, para algunos la ley, el orden, el lenguaje, el niño comenzará a relacionarse con una madre diferente a la que se relacionaba hasta ese momento. Un madre que frente a él ha quedado desprestigiada por no tener todo lo que a él le correspondía, en tanto ahora ella además de a él, desea a otro.

De esta manera para poder darme cuenta que somos dos, tenemos que ser tres. El niño, las personas no distinguen su cuerpo del otro, sino aparece otro cuerpo, el tercero y aquí se produce una partición y nada será como al principio, por lo tanto el niño tiene que mantener con la madre dos relaciones, una la ideal que se hará inconsciente y otra real donde ella es compartida con los hermanos, el padre, su trabajo y por eso la amará pero también la odiará, ya que cae presa del campo de los celos.

A esta disociación, partición, fase del espejo, la refieren como el Complejo de Edipo y es el pasaje que todo ser humano tiene que atravesar para pasar de cachorro animal a humano. De vivir pegado a ella a despegarse y vivir en un mundo donde a parte de él y ella están los otros. Momento mítico también fundamente de los celos.

Por lo tanto vemos que una persona sola no existe, no solo que no existe, sino que no puede constituirse como humano. El psicoanálisis dice que la humanidad no es algo que nace con el hombre, sino que a ella hay que acceder. Todo afán de conseguir las cosas solo es para no aceptar la existencia de los otros, por lo tanto es para negar este momento de partición del sujeto.

Si es a través de la palabra con la que se va conociendo el mundo y las cosas, la palabra es lo que nos constituye como personas. El lenguaje, el habla, son inconscientes,  llegando a decir que el inconsciente está estructurado como un lenguaje, sabiendo que lo que el niño aprende es lo que no se modifica nunca, lo que se transmite de familia en familia, y es la ideología. Y se acaba sintiendo, amando y padeciendo de lo mismo que la familia, ya que la ideología tiene la característica de no transformarse, son los conceptos, las definiciones de lo que es el amor, la pareja, el trabajo, el dinero, el mundo, la vida y la muerte. Es como es, como siempre ha sido. Eso es la ideología. Las definiciones establecidas de cómo tienen que ser las cosas.

Compártelo para ayudar a otras personas
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *