La Ciencia de la Sexualidad. El nacimiento del amor y el odio

Los celos, inauguran en el niño el nacimiento de un sentimiento determinante, el odio, el desprecio y el resentimiento. Hemos dicho que para todo niño, la situación inicial de ser atendido en exclusividad por la madre supone para el mismo un placer que viene a interrumpirse por la presencia del tercero, es decir, cuando el niño descubre que la causa por la cual ha perdido la exclusividad de la atención materna son los otros, donde incluimos al padre, a los hermanos, a las tareas de la madre, se genera un rechazo hacia todo aquello externo porque son la fuente de su displacer. La exclusividad que tenía ahora es compartida, de manera que todo aquello que el niño relaciona como fuente de su malestar lo va a odiar y rechazar.

Pero hacia la figura materna al niño le queda un resentimiento, ya que al no aceptar que la madre no es de su total pertenencia, se le despierta lo que llamamos la ambivalencia afecta, es decir, quiere a su madre pero comienza también a odiarla. El fundamento del odio, pelea y rechazo que muchos adolescentes e incluso personas adultas tienen hacia la figura materna guarda una íntima conexión con este momento vivencias de la primera etapa de la vida. Un resentimiento que no olvidan y que será lo que parte la ambivalencia afectiva hacia la misma, por lo tanto aprendemos a odiar antes que amar.

Cuando el niño comprueba que aquellas figuras externas que en principio son fuente de su malestar y displacer, le proporcionan algún tipo de placer, se trasforma el odio y rechazo por amor y aceptación. Es decir, de ahí que el amor siempre es egoísta. El niño, el adolescente, el adulto busca en el amor su propio interés y este dato, es fundamental para entender que la relación del amor con los otros siempre tiene una base narcisista o egoísta..

De ahi que el amor está fundamentado en un primer momento sobre el odio. Si el niño recibe bienestar de aquellos que en un primer momento rechazó, se inicia el amor sabiendo que todo amor es en principio narcisista y que usa en su propio bienestar. La posición del amor inicialmente es pasiva, ya que el niño es receptor del amor materno y paterno. Lo primero que aprende es a ser amado y si tiene unos padres que le enseñen a amar, también lo aprenderá de ahí la importancia que los padres manejen el amor en su posición activa y pasiva. Unos padres que nunca entendieron el concepto de amor, difícilmente podrán transmitírselo a sus hijos.

Esta forma inicial de entender el amor en posición pasiva, la encontramos luego en jóvenes y adultos en el sentido que buscan aquello que aprendieron en la etapa infantil: ser amado que equivale a la posición por excelencia del amor. La búsqueda de ser amado en su futura relación de pareja, equivaldrá a la reminiscencia del antiguo amor de la madre, que de manera inconsciente es lo que busca todo ser humano, un amor parecido al primer amor: el amor de la madre.

Las decepciones que las personas experimentan con respecto al amor tiene su fundamento en esta búsqueda frustrada ya que lo que se encuentra nunca coincide con lo perdido. El amor que se pierde y que se tuvo en la etapa infantil deja en nosotros una huella imborrable que marcará y guiará nuestros pasos en la búsqueda de un amor parecido al que vivimos por primera vez.

Hay personas que dicen no haber sido amadas por su madre. De haber ocurrido esto, esa persona estaría muerta, ya que es el amor materno el que salva al niño de morir. La frase de no ser amado por la madre es una frase en respuesta a un desprecio que siente hacia la misma basado en unos celos inconscientes de los que a veces ni la propia persona es consciente que siente. Tales celos marcan la dirección de la ambivalencia afectiva hacia los padres y cuanto mas desarrollados y neuróticos son, mayor es el amor y odio hacia las figuras parentales. Por lo tanto, el amor adulto, la búsqueda del mismo no deja de ser un equivalente de la primitiva relación de amor que el niño vivió con la figura materna. Y el amor odio no dejan de ser la cara y cruz de la misma moneda

Compártelo para ayudar a otras personas
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *