Peleas entre hermanos. Análisis Psicoanalítico.

Las peleas entre hermanos es un hecho que sucede en la infancia y con normalidad perdura durante la adolescencia, la edad adulta y incluso la madurez. No son muchos los componentes que influyen en una mala relación entre hermanos. Los primeros sentimientos básicos que parecen suelen ser los celos y la envidia. El nacimiento de un nuevo hermano, un destronamiento, una actitud rivalizadora que aparece de los hermanos pequeños hacia los mayores y viceversa, pueden originar conflictos emocionales que hagan que le relación entre ellos de manera inmadura quede tocada por los celos y envidias infantiles que sintieron en la relación con los padres. Desde una preferencia por parte de los mismos hacia un hijo o simplemente una atribución imaginaria a que un hermano es mas querido que otro, puede desencadenar los celos y hacer que la relación entre ellos quede tocada por la agresividad que conlleva los celos y la envidia.

Otro aspecto y quizás uno de los mas importantes que pocas veces se piensa, ya que suelen ser un contenido inconsciente de características eróticas y amorosas entre hermanos, es la existencia de deseos sexuales que se despiertan espontáneamente durante la etapa infantil originados por compartir el baño o la convivencia en casa desnudos. También hay que señalar que los hermanos, debido a juegos entre ellos y con otros niños, se les despierta accidentalmente el deseo sexual entre ellos y suelen caer en relaciones eróticas o sexuales que acentúan la atracción entre los mismos. Las consecuencias de este tipo de deseos sexuales y amorosos, es importante analizarla, ya que cuando la fijación sexual o amorosa es muy fuerte entre hermanos suele condicionar las relaciones de pareja futura. Una intensa fijación de una hermana hacia un hermano puede producir que las relaciones con los hombres no sean suficientemente fructíferas, ya que la hermana o el hermano a quien desea y ama inconscientemente es al hermano o hermana. Pueden darse incluso combinaciones homosexuales. Hermanas que se quieren y desean entre ellas y hermanos también. Este tipo de sexualidad y amor, de características incestuosas, tiende a reprimirse en cuanto los hermanos descubren que aquello no está bien y puede quedar reprimido con las consecuencias futuras que tendrán en sus elecciones de pareja y dicho amor puede transformarse en odio y el deseo sexual en rechazo. Entonces aparecer una fuerte agresividad entre ellos que no deja de ser un mecanismo de defensa frente al deseo sexual/amoroso que hacia el otro hermano existe a nivel inconsciente. Por lo tanto, debemos saber que detrás de un fuerte odio o rechazo, suelen esconderse un deseo inconsciente sexual infantil de características incestuosas que se haya reprimido y para evitar su aparición, se transforma en todo lo contrario.

Compártelo para ayudar a otras personas
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *