CONFERENCIA DE INTRODUCCION AL PSICOANALISIS (3)

Analizado así, las posibilidades  de ser uno con nuevas combinaciones se complica porque el ser humano vive en la ideología, de ahí que le sea tan complejo a veces hacer algo diferente a lo que ha recibido de la familia y de lo social porque de un modo otro, todo está establecido ideológicamente. Si le sumamos el desconocimiento que la persona tiene de sí mismo, las posibilidades disminuyen cuando no sabemos manejar el deseo inconsciente, que si bien es nuestra fuerza motora, debemos saber que todo deseo de adulto tiene una raíz en un deseo infantil reprimido.

Con la falta de conocimiento sobre uno mismo, el sujeto siente que algo no termina de madurar en él hasta el punto que decimos que de madurar madura el yo pero el inconsciente permanece inalterable al tiempo porque veremos que el inconsciente es atemporal, de ahí que los recuerdos, los deseos permanezca inalterable a pesar del paso del tiempo.

El psicoanálisis establece que ahi un yo consciente pero a la vez hay un yo latente inconsciente que ejerce un fuerte dominio sobre la conciencia. Con el instrumento psicoanalítico podremos detectar las estructuras latentes que sobredeterminan nuestra manera de amar, desear, trabajar y relacionarnos.

Comenzaremos a estudiar el psicoanálisis a través del texto la Interpretación de los Sueños. Freud elige los sueños para producir la teoría del inconsciente porque soñar, soñamos todos. tanto las personas sanas como las enfermas y los sueños no se diferencian en una sana de otra enferma. Soñar sueñan todas las personas y el que no recuerda es porque reprime fuertemente sus sueños. En el soñar veremos que el hombre piensa donde no es que es pensado, que él no piensa, que la verdad está en otro lugar de donde él cree que está, que  los síntomas y la forma de vivir que tiene en su personalidad tiene que ver con sus deseos infantiles reprimidos.

Copérnico descentró al ser humano de creer que era el centro del Universo, Darwin descentra al sujeto biológico diciéndole que no era el centro de la creación sino un eslabón de la cadena de los seres vivos y Freud, que la conciencia no es el centro de la vida psíquica. Estas tres heridas narcisisticas, al día de hoy siguen sin estar aceptadas por el hombre.

No acepta que su posición en el sistema social donde vive está determinado por fuerzas mayores que la conciencia. NO elijo la clase social que tendré, tampoco si seré perverso, neurótico o psicótico. No elijo modalidad, mi personalidad, no elijo mi trabajo. No soy el que elige la novia con la que me voy a casar, ni la mujer con la que tendré hijos, no soy yo el que decide el rumbo de mi pensamiento, sino que es el Otro: el inconsciente.

En su primera tesis de la Interpretacion de los sueños, Freud nos dice que los sueños son interpretables, es decir, que tienen u sentido para la vida psíquica del soñante. Que este sentido no aparece en el sueño hasta después de la interpretación psicoanalítica. Y desde el sueño contado accederemos al deseo inconsciente que lo generó. Desde cómo actúa o se muestra la persona podemos acceder a los deseos inconscientes que motivan dicha conducta. El inconsciente no existe hasta que el sujeto no habla. De ahí que todo lo que le sucede al sujeto, puede ser descifrado. Ya que sus éxitos como sus fracasos, están cifrados y deben ser descifrados para entender el deseo que lo motivó.

Compártelo para ayudar a otras personas
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *